Nueva cultura laboral: condición para una economía pujante

  • PDF

Requerimos ampliar la eficacia de la solidaridad entre nuestros pueblos, así como al interior de cada una de nuestras naciones.  Sólo por medio de un diálogo incluyente, con un espíritu de solidaridad, podremos trabajar por el bien común y alcanzar la dimensión humana de nuestros procesos de integración regional y también entiendo que compartimos compromisos en los procesos de integración hemisféricos.
Carlos Abascal.

En una historia de lucha de clases y no de solidaridad, el diálogo entre empresario y trabajador parecía algo punto menos que imposible… la imagen del trabajador explotado y el empresario nadando en monedas de oro fue explotada para generar división, odio y rencor… Sin embargo en un país que quiere moverse hacia la modernidad, en un clima de solidaridad y búsqueda del Bien Común, esto tenía que evolucionar.

Es aquí cuando nace la Nueva Cultura Laboral, fruto del diálogo entre dos personajes de su tiempo: Carlos Abascal Carranza, entonces Presidente de COPARMEX y Fidel Velásquez quien era el Líder de la CTM.

Ese diálogo fue posible gracias al empeño y la actitud abierta, decidida y corresponsable de los líderes de las organizaciones obreras y empresariales participantes, conscientes de la necesidad de enfrentar exitosamente los cambios que se registran en la actividad productiva, tanto a nivel nacional como mundial.

Ante un panorama en el cual la solidaridad es esencial, la Nueva Cultura Laboral se presenta como una condición básica para la construcción de México con vistas a un futuro esperanzador para  nuestros hijos.

Por ello retomamos el testimonio de quien fue un actor principal en este cambio cultural, Carlos Abascal, quien siendo Secretario del Trabajo, nos concedió una entrevista para hablar de lo que México necesita en el ámbito laboral.

Inicia la nueva cultura laboral

"La nueva cultura laboral nace de una plática, de una entrevista de nuestro líder histórico don Fidel Velásquez con el entonces  presidente de la Coparmex,  el Lic. Carlos Abascal Carranza y con la intervención de quien fue gobernador de Sinaloa, el Lic. Juan S Millán, esto  nos hizo trabajar y nos hace seguir trabajando en buscar la forma en la que el diálogo sea  la parte sustantiva de cualquier negociación" comentó en entrevista Carlos Acevedo, Secretario de Acción Política de la CTM.

Lo anterior tuvo lugar el 25 de julio de 1995, en las instalaciones de la COPARMEX. El Comité Ejecutivo la CTM (Confederación de Trabajadores de México) encabezada por su Secretario General, Don Fidel Velásquez, y la Comisión Ejecutiva de la propia COPARMEX, encabezada por el Lic. Carlos Abascal Carranza, firmaron un histórico documento titulado "Por una Nueva Cultura Laboral CTM-COPARMEX".

"Considerando la difícil situación por la que pasa nuestro país – decía el documento- basándonos en nuestra convicción de que las crisis solamente se pueden superar si permanecemos unidos por el bien común, y postulando que lo que precisamente nos une es México"

La idea central que ha conducido este esfuerzo es la de alentar la cooperación entre los factores de la producción, así como los procesos educativos y de capacitación, al interior de los centros de trabajo y fuera de ellos, como los medios privilegiados para la valorización del trabajo humano, el aumento de la productividad y la satisfacción de las necesidades de los trabajadores y sus familias, lo que implica igualmente el reconocimiento de su cada vez más amplia capacidad de contribución a los procesos productivos.

Lo más importante es el ser humano

Así mismo Carlos Abascal Carranza, quien fuera secretario del Trabajo y Previsión Social y secretario de Gobernación, fallecido hace tres años, nos confirmaba lo anterior: "Esta nueva cultura laboral entonces se sustenta sobre la promoción de la dignidad de la persona que hace que las empresas o que implica que las empresas sean auténticas comunidades productivas, comunidades de personas, pero productivas porque se dedican a la producción de bienes y servicios, legítimos satisfactores de la comunidad a precio, calidad y oportunidad idóneas", y además agregaba que el éxito de las empresas debe girar alrededor del reconocimiento de la dignidad de la persona, por ende de su capacitación,  educación, participación, desarrollo, capacidad de inventiva, así como la justa distribución de la nueva riqueza producida a través de la productividad.

De esta forma, Abascal aseguraba que "La nueva cultura laboral y empresarial concibe al trabajador no como un recurso económico, sino como persona. El trabajo permite a las personas alcanzar la riqueza material que requieren para su bienestar y el de sus familias, pero también representa un medio para el desarrollo integral de quienes aportan su esfuerzo y su talento a la producción.  El trabajo debe concebirse como un medio para liberar el potencial creativo de las personas, para beneficio propio y el de los demás."

No es una lucha sino una cooperación entre empleado y empleador

"Quién mejor que los sindicatos y las empresas para establecer relaciones armónicas, exitosas al interior de cada empresa; quién mejor que los sindicatos para dedicarse de lleno a la capacitación, al desarrollo de los trabajadores para que en efecto sean más conocedores, tengan mayor talento desarrollado, participen en la mejora de los procesos productivos, generen más riqueza y participen de esta nueva riqueza generada; quién mejor que el empresario con responsabilidad social para comprender que las personas que trabajan para él son protagonistas de su propio desarrollo, no recursos sino seres humanos activos" afirmó quien fuera titular de la Secretaria del Trabajo.

La idea central que ha conducido este esfuerzo es la de alentar la cooperación entre los factores de la producción, así como los procesos educativos y de capacitación, al interior de los centros de trabajo y fuera de ellos, como los medios privilegiados para la valorización del trabajo humano, el aumento de la productividad y la satisfacción de las necesidades de los trabajadores y sus familias, lo que implica igualmente el reconocimiento de su cada vez más amplia capacidad de contribución a los procesos productivos.

"Tengamos una forma de ver la empresa en donde más que la lucha de clases en este punto sea la colaboración para lograr mayor competitividad, la flexibilización la capacitación, el aprendizaje" afirmó en su momento Alberto Núñez presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX).

Al respecto Carlos Aceves Olmos, Secretario de Acción Política de la CTM, aseveró que la nueva cultura laboral es  un verdadero puente entre los sectores de la producción para que haya más negociación, para que el diálogo social, esté siempre presente y que nos vayamos entendiendo mucho mejor en todo tipo de negociación obrero patronal.

¿A quién favorece?

"Beneficia a todos, yo creo que ahora no se puede pensar en una empresa en la que hay un número de socios y que tienen su dinero ahí para ganar dinero, una empresa es mucho más universal, una empresa son desde luego los dueños pero también son los trabajadores y también es el gobierno, entonces cuando las partes se pongan de acuerdo quiere decir que esta beneficiando a todos." -Recalcó- Aceves Olmo, la nueva cultura laboral seguramente será la regla de oro para las relaciones obrero-patronales en el futuro.

Desde luego para los trabajadores la ventaja es que haya, como lo establece la nueva cultura laboral, mucho más capacitación, que el salario que ganan esté muy ligado a la productividad, que las empresas estén mucho más sólidas, más consolidadas.

Oro que forja oro: experiencias exitosas

En México existen empresas con un alto grado de responsabilidad social, que promueven el respeto a la dignidad de la persona y la equidad laboral, Sixta es un ejemplo de una empresa incluyente, Oscar Pedroza Jiménez, gerente de producción, nos explica que esta empresa se dedica a fabricar joyería en oro y en plata, tiene gente sordomuda trabajando desde más de 20 años, gente ciega, débiles visuales, gente con polio, con problemas sicomotores, a la cual le llaman gente especial, se trata de un corporativo  muy especial con una mirada hacia los que no ven hacia los que no oyen y no hablan pero cuya actitud lo dice todo: son oro que forja oro.

"La verdad a mi me gusta mucho trabajar, demostrarme a mi mismo y a los demás que la gente invidente también puede y que somos útiles más que nada" mencionó Luis Martín Romero, a quien la negación de la vista no lo limita para realizarse  y sostener a su familia.

En Conclusión:

Una Nueva Cultura Laboral significa la contribución de los factores productivos para hacer de México un ejemplo de unidad, de solidaridad y esfuerzo compartido que favorezca la capacidad y confianza en nosotros mismos. Significa, asimismo, el compromiso no solo entre trabajadores y empresarios, sino con la sociedad y con el futuro de nuestra Patria.

 

USTED ESTÁ EN: